Home

 

 

 
Legislación
Gestión Ambiental
Educación Ambiental
Desarrollo Sustentable
Cambio Climático Global
Protección Amebiental/ Tópicos
Residuos Peligrosos
Biotecnología
Organizaciones
Reciclaje
Manejo Sustentable
Producción Limpia
Industria Química
Seguridad Ocupacional
Arquitectura
Conversión de Biomasa
Biología Ambiental
Informática Ambiental
Datos Científicos
 
 

Estudios de Impacto Ambiental para Proyectos Pequeños
y Auditoría Ambiental: Una herramienta de la Gestión Ambiental
Estudios de Impacto Ambiental para Proyectos Pequeños 
Plan y Descripción del Proyecto 
Inventario de Condiciones Ambientales Existentes 
Análisis de los Impactos Ambientales Potenciales del Proyecto 
Lista de Impactos Ambientales 
Pasos para Disminuir el Daño Ambiental 
Infraestructura 
Lista de Licencias, Permisos y otras Aprobaciones Necesarias 
Referencias 
Apéndices 
Auditorias Ambientales

 Las Evaluaciones de Impacto Ambiental pueden emplearse para proyectos tan pequeños que no sería necesario un documento completo y comprensivo. Ellas se usan para sitios en consideración de uso, de venta, de transferencia o de adquisición que, potencialmente, están contaminados con: sustancias peligrosas o tóxicas. Estas evaluaciones se discuten en las secciones siguientes.
El objetivo de una auditoría ambiental es conducir una evaluación preliminar del sitio o propiedad para identificar y evaluar la magnitud de cualquier peligro ambiental existente y sus riesgos asociados. Los peligros ambientales incluyen la ausencia de gestión de salud y seguridad, contaminación del suelo o las aguas subterráneas, tanques de almacenaje enterrados y con escapes, asbesto, bifeniles policronados (PBC) y otros materiales peligrosos a la salud humana y al medio ambiente.
Subir

Estudios de Impacto Ambiental para Proyectos Pequeños

Aunque las leyes, reglamentos y programas de EIA en un país en particular a menudo se implementan inicialmente a nivel nacional, reflejando una política de protección ambiental, los principios también pueden aplicarse fácilmente a nivel regional o local. En los Estados Unidos, por ejemplo, muchos gobiernos regionales y locales han adoptado requisitos de EIA que siguen muy fielmente el formato de la NEPA. De esta manera los proyectos menores pueden quedar sujetos a los requisitos del Estudio de Impacto Ambiental a nivel nacional, regional y local. Proyectos menores son aquellos que normalmente tienen impactos de pequeña escala y alcance y, por lo tanto, podrían necesitar un informe ambiental menos comprensivo y extenso que un Estudio de Impacto Ambiental para proyectos de gran escala. Tal documento a menudo puede tomar la forma de un Estudio de Impacto Ambiental. El uso de formularios simplificados y universales es particularmente efectivo en proyectos menores. Además, en algunos casos una EIA genérica puede llevarse a cabo en categorías de proyectos con impactos similares.
Sin importar si se prepara un documento o se usa una lista de verificación, un Estudio de Impacto Ambiental Inicial debe ser tan comprensivo y extenso como sea necesario para que el proyecto menor cumpla a cabalidad todas las demandas del proceso En muchos casos los esfuerzos para identificar y evaluar alternativas pueden reducirse para proyectos menores. Los esfuerzos para evitar y disminuir los impactos ambientales, sin embargo, deben ser rigurosos en todos los casos.

El proponente de un proyecto menor debe notificar al público y empezar el Estudio de Impacto Ambiental Inicial en la fase de planificación tan pronto como sea posible. La persona que conduce el Estudio de Impacto Ambiental Inicial a menudo es un especialista alejado del sitio, lo que hace necesario que coordine sus actividades con los expertos relacionados directamente al proyecto. El preparador del Estudio de Impacto Ambiental debe examinar el plan conceptual tan temprano como sea posible y debe hacer recomendaciones, si es necesario, para cambios en el diseño destinados a proteger el medio ambiental.

El formato inicial del Estudio de Impacto Ambiental debe seguir los lineamientos especificados en el reglamento que explícita el proceso de EMA, en el caso que no se especifique, el formato general que aparece en la Tabla 7-1 generalmente puede aplicarse a proyectos menores. Los Estudios de Impacto Ambiental para proyectos menores deben contener las secciones siguientes:

Subir

I.- Plan y Descripción del Proyecto

Incluye las descripciones del plan preliminar, inclusive acceso terrestre y configuraciones de carreteras internas; bonificación local y utilización de los terrenos en la vecindad del área del proyecto; plan para suministro de agua; plan para eliminación de aguas residuales; plan para administración de desaguas y plan para desechos sólidos. Por lo general, es el especialista del proyecto quien debe configurar el plan conforme a los reglamentos locales de utilización de terrenos, y quien suministra estos detalles al consultor ambiental.

II.- Inventario de Condiciones Ambientales Existentes

Incluye las descripciones de geología local, suelos, aguas superficiales, aguas subterráneas, vegetación, flora y fauna-silvestre, características ambientales frágiles (terrenos pantanosos, llanos aluviales, laderas escarpadas, áreas con nivel freático alta, suelos pantanosos, áreas con roca viva poco profunda, áreas con ejemplares de vegetación nativa, hábitat de especies en peligro de extinción), calidad del aire, recursos culturales e históricos, demografía, socioeconomía y tráfico. Mucha de la información necesaria en esta sección debe estar disponible a través de mapas de recursos regionales (p. ej., mapas geológicos, mapas de suelos), mapas topográficos, listas regionales de flora y fauna y estudios de bonificación local, utilización de terrenos y demografía.

Subir

III. Análisis de los Impactos Ambientales Potenciales del Proyecto

Incluye las discusiones de impactos ambientales potenciales, tanto a corto como a largo plazo, que resultarían de la construcción del proyecto propuesto. Los impactos potenciales deben discutirse en las categorías usadas en la sección de inventario (Sección II) y también deben analizarse las medidas incorporadas en el diseño del proyecto para su mitigación. Cuando existe el potencial de impactos significativos, estas discusiones deben presentar información razonablemente detallada sobre el nivel anticipado del impacto y las medidas tomadas para mitigarlos. Cuando el potencial de impactos significativos es bajo, la categoría puede tratarse de manera abreviada. Por ejemplo, si un sitio tiene un área significativa de llano aluvial, la sección sobre impactos en el Estudio de Impacto Ambiental debe discutir cómo se ha diseñado el proyectó para disminuir los efectos en estos ambientes frágiles. Si un sitio no tiene llanos aluviales, entonces será suficiente preparar una declaración para tal efecto (verificaba a través de cartografía o moderación).

IV. Lista de Impactos Ambientales

Incluye la identificación de aquellos atributos ambientales que el proyecto afectará aun después de emplear todas las medidas mitigantes. Un desarrollo que tala bosques para construcción residencial o comercial cambia evidentemente el carácter de esa tierra, reduciendo el área de bosques y aumentando la del terreno necesario para la construcción. El área de superficie impermeable aumentará y los desagües de lluvias en las aguas superficiales arrastrarán mayores concentraciones de agentes nutritivos y contaminantes. Las demandas por suministro pueden causar que los niveles de agua subterránea disminuyan perceptiblemente. Estos impactos adversos podrían aparecer aun cuando el constructor haya cumplido con todas las normas de diseño pertinentes para el desarrollo del sitio. En este sentido son impactos inevitables que resultan de la decisión de seguir adelante con el desarrollo de una propiedad en particular.

V. Pasos para Disminuir el Daño Ambiental

Incluye la discusión de varias medidas para disminuir los impactos ambientales, tanto durante la construcción en el sitio (impactos a corto plazo) como durante la operación de la instalación construida (impactos a largo plazo). Tales medidas podrían incluir control de erosión con el uso de cercas de detención de materiales, administración de desagües al detener las avenidas en tranques reguladores y estabilización del suelo al cubrir y plantar las áreas alteradas.

Subir

VI. Pasos para Disminuir el Daño Ambiental

Incluye la identificación de planes alternativos considerados para el sitio a desarrollarse, inclusive la alternativa de no acción. La discusión de alternativas en el Estudio de Impacto Ambiental de un proyecto menor usualmente es menos extensa que en los de gran escala. Un proyecto de menor escala en general tiene pocas o ninguna opción sobre localización.

VII. Infraestructura

Incluyen. la identificación de los componentes de instalaciones de alcantarillado suministro de agua, drenaje, eliminación de desechos sólidos, contaminación del aire y tráfico.

VIII. Lista de Licencias, Permisos y otras Aprobaciones Necesarias

Incluye una lista de las aprobaciones necesarias requeridas por agencias gubernamentales (agencias ambientales locales, regionales y posiblemente nacionales). El Estudio de Impacto Ambiental debe, si es posible, describir la autoridad que requiere el permiso necesario y el estado de la solicitud.

Referencias Incluye una lista de libros, informes y otras referencias técnicas consultadas durante la preparación del Estudio de Impacto Ambiental.

Subir

Apéndices Incluye uno o más apéndices que contengan materiales importantes para el examen del estudio, inclusive correspondencia pertinente a las agencias que emiten los permisos, informes sobre datos centrales a las conclusiones sobre impactos ambientales y materiales que describen las credenciales y experiencia de los encargados de preparar el Estudio de Impacto Ambiental.
El calendario para completar una EIA en un proyecto menor debe ser sustancialmente más corto que el de un proyecto a gran escala. Ello toma desde varias semanas a un mes para su preparación, si: a) la ingeniería del local se ha completado sustancialmente, b) los mapas locales están disponibles, y c) no se necesitan numerosos estudios específicos de carácter local. El Estudio de S Impacto Ambiental también será más corto; un estudio típico para un proyecto menor tendría entre 75 a 100 páginas.

Muchas de las unidades gubernamentales menores de los Estados Unidos (p. ej., condados, pueblos) han catalogado las características ambientales principales dentro de sus límites en "Inventarios de Recursos Naturales" (IRN). Estos IRN, si están disponibles, son muy convenientes para aquellos que preparan el Estudio de Impacto Ambiental para un proyecto menor. Los IRN contienen muchos de los mapas y listas de recursos con los cuales se pueden desglosar las características de la localización del proyecto. Los IRN también pueden suministrar datos cuantitativos sobre calidad del agua, tasas; de recarga de los acuíferos y calidad del aire y pueden especificar guías que describan la capacidad de carga de las tierras afectadas por el proyecto propuesto Por ejemplo, un IRN preparado por un gobierno local podría recomendar ciertos valores a usarse durante la evaluación del rendimiento sostenido de acuíferos subterráneos locales, o el mínimo de tierra (parcelas) necesaria para la operación inocua de sistemas sépticos individuales. En la ausencia de los IRN, el encargado de preparar el Estudio de Impacto Ambiental para un proyecto menor debe usar los valores de capacidad de carga derivados del gobierno local.

El examen de Estudios de Impacto Ambiental generalmente es llevado a cabo por comisiones, consejos o juntas locales. Los estudios deben evaluarse con los mismos criterios usados para proyectos mayores. Es decir, estos deben asegurar que sean: completos, adecuados y meritorios. Algunos gobiernos locales cuentan con comisiones de voluntarios (llamadas comisiones ambientales, comisiones de conservación, o consejos de administración ambiental) que actúan como examinadores independientes para el gobierno local, informando, al encargado de las decisiones, sus comentarios y recomendaciones sobre los informes y Estudios de Impacto Ambiental. Otros gobiernos locales también emplean planificadores y/o personal de planificación a tiempo completo, los cuales pueden presentar comentarios y exámenes de expertos durante las distintas etapas del diseño de los proyectos. La mayoría de los gobiernos locales o sus juntas de planificación organizan audiencias públicas sobre los proyectos que necesitan su aprobación. Durante estas audiencias, los que preparan el Estudio de Impacto Ambiental para el proyecto menor pueden ofrecer testimonios y se piden los comentarios de los ciudadanos. En general, los proyectos menores evaluados al nivel local cuentan con gran participación y escrutinio públicos. Así mismo, la negociación jugará un papel más importante a nivel local en el diseño final de proyectos porque los fines de la, comunidad se expresan durante el proceso de audiencias públicas.

E1 examen del Estudio de Impacto Ambiental puede extenderse hasta el cuerpo gubernamental regional que evalúa el proyecto para probar que se encuentra conforme con las metas y normas de planificación regional (p.ej., erosión, administración de desagües, cambios en los caminos). El Apéndice de este documento contiene una lista de verificación usada en el estado de Nueva York, para señalar los sitios ambientales que deben tratar en los Estudios de Impacto Ambiental.

En resumen, el proceso de EIA para proyectos menores funciona bien como una versión reducida del proceso global y estructurando a gran escala, descrito en este capítulo. Las mayores diferencias se encuentran generalmente en el nivel de detalle con que se evalúan las características ambientales y los impactos potenciales, la magnitud y duración de los estudios específicos del sitio, el grado de examen prestado al Estudio de Impacto Ambiental y los cuerpos gubernamentales involucrados en el proceso de decisión.

Auditorías Ambientales

Un tipo especial de EIA se relaciona con la evaluación de las condiciones existentes en la localidad donde se planea una acción propuesta. En USA las auditorias ambientales, también conocidas como evaluaciones de la propiedad antes de su adquisición, se conducen típicamente para determinar si un lugar está contaminado con sustancias peligrosas podrían incluir productos químicos, desechos industriales, productos derivados del petróleo y toxinas por ejemplo. El sitio podría contener tales materiales debido a, entre otros mecanismos, actividades anteriores de industrias, vertederos ilegales o migración de contaminantes a través de corrientes de agua subterránea.

Las auditorias podrían conducirse a favor de cualquiera de las partes interesadas en una transacción de transferencia de propiedad, como banqueros inversionistas, abogados, instituciones financieras, prestatarios, vendedores, compradores o aseguradores. Estas partes, por lo general, contratan expertos para llevar a cabo las auditorías antes de concluir la transacción.
El objetivo de una auditoría es conducir una evaluación preliminar del sitio o propiedad para identificar y evaluar la magnitud de cualquier peligro ambiental existente y sus riesgos asociados. Los peligros ambientales incluyen contaminación del suelo o las aguas subterráneas, tanques de almacenaje enterrados y con escapes, asbesto, bifeniles policronados (PBC) y otros materiales peligrosos a la salud humana y al medio ambiente. Todas las propiedades y sistemas que afectan la transacción, inclusive la tierra, los edificios, planta y equipo, y las propiedades colindantes, deben evaluarse como fuentes de preocupación potencial. La auditoria también puede usarse para establecer la línea de base de las condiciones antes del desarrollo.

Para las partes involucradas en transacciones de inmuebles, los resultados de estas evaluaciones podrían ser la diferencia entre una inversión exitosa o frustrada. En el caso de que una auditoría no indicara signos de riesgos ambientales, se podrán tomar acciones correctivas para remediar el problema. Tal enfoque muy probablemente disminuirá los impactos a la salud y ahorrará costos considerables en el futuro. Una auditoría puede ofrecer protección contra responsabilidad por riesgos desconocidos para una parte que, sin sospecharlo, se vea envuelta en una transacción de inmuebles. LOs problemas causados por la contaminación pueden ser muy significativos y crear riesgos financieros sustanciales a largo plazo para los propietarios.

Típicamente, las auditorias se llevan a cano en tres o cuatro fases, dependiendo del tiempo y los recursos disponibles. El alcance del trabajo para cada fase depende en parte de los descubrimientos de la fase precedente. En general, la selección o prefase I tiene que ver con una evaluación inicial basada en un conocimiento general de las actividades presentes y pasadas llevadas a cabo en el sitio. Si hay evidencia de contaminación anterior o una razón para concluir que la contaminación pudo haber ocurrido, la investigación debe continuar hasta la Fase I.

Subir

Las tareas de la Fase I de una auditoria incluyen: investigación y examen de expendientes históricos, inspección del sitio y reconocimiento visual, y preparación de un informe. Por lo general, las actividades de la Fase I consisten en un examen del material histórico disponible relacionado con las actividades industriales o desechos, un repaso de fotografías aéreas, una inspección inicial del sitio y una inspección visual de las prácticas actuales de manipulación de materiales. La investigación se hace estrictamente sin intromisión y no se toman muestras o análisis en el sitio. Las conclusiones de esta fase se basan en cualquier evidencia documentada, entrevistas con el personal conocedor del sitio y observaciones visuales de sus condiciones. El informe de la Fase I debe contener un resumen de los descubrimientos y recomendaciones para fases adicionales y una descripción de las limitaciones de las tareas desarrolladas.

Si la revisión del expediente histórico y reconocimiento del sitio dan evidencia o indican potenciales contaminantes, se deberá efectuar una Fase II intromisión de la auditoría para determinar la naturaleza y extensión de la contaminación. La Fase II es un estudio profundo que incluye: exploración superficial y subterránea, muestras y análisis de medios múltiples y, si es necesario, pruebas geofísicas.

Durante la Fase II la toma de muestras y análisis de los distintos medios receptores de interés se llevan a cabo en el sitio. Los medios de interés que se examinan podrían incluir tierra, agua subterránea y aire. Las inspecciones intromisivas también pueden ejecutarse para evaluar el potencial de contaminación en estructuras de la superficie de la tierra, servicios públicos y sistemas subterráneos de alcantarillado. Antes de iniciar la investigación de la Fase II se desarrollará un plan detallado de trabajo que identificará las pruebas y procedimientos analíticos específicos que se usarán. Como en el estudio de la Fase I, los documentos de la Fase II reportan los descubrimientos y limitaciones de la investigación.

Subir

Si los resultados indican que hay sustancias peligrosas presentes en niveles que podrían ser peligrosos para la salud humana y el medio ambiente, una investigación en la Fase III puede llevarse a cabo para limpiar o reparar el sitio. Esta fase final también se conoce como la fase de acción correctiva o de limpieza.
Un programa típico de trabajo en una investigación Fase III incluye;

  • Investigación correctiva - una investigación a fondo en el sitio para documentar la naturaleza y extensión de la contaminación.
  • Estudio de factibilidad - una investigación de los métodos factibles para recuperar el sitio. El estudio evalúa la factibilidad técnica y económica de los métodos alternativos de limpieza. También podrían llevarse a cabo moderaciones por computadoras o pruebas piloto de tecnologías de tratamiento.
  • Diseño remediador - la preparación de dibujos de construcción y especificaciones para la acción correctiva.
La Figura 7-1 presenta un sumario gráfico de las diversas actividades que usualmente se completan bajo cada una de las fases de auditoría.
Es posible que el concepto de auditoría pueda ser ampliado para revisar otras condiciones del deterioro ambiental, que no sólo están relacionadas con aspectos de contaminación. Por ejemplo, podría utilizarse para conocer la situación ambiental de un proyecto o actividad en operación, con la finalidad de rectificar, decidir o enfatizar acciones que mejoren las condiciones ambientales existentes.
Subir

Base de datos Nacional | Métodos de Búsqueda | Acceso Internacional

Estudios de Impacto Ambiental para Proyectos Pequeños
y Auditoría Ambiental: Una herramienta de la Gestión Ambiental
Estudios de Impacto Ambiental para Proyectos Pequeños 
Plan y Descripción del Proyecto 
Inventario de Condiciones Ambientales Existentes 
Análisis de los Impactos Ambientales Potenciales del Proyecto 
Lista de Impactos Ambientales 
Pasos para Disminuir el Daño Ambiental 
Infraestructura 
Lista de Licencias, Permisos y otras Aprobaciones Necesarias 
Referencias 
Apéndices 
Auditorias Ambientales

 Las Evaluaciones de Impacto Ambiental pueden emplearse para proyectos tan pequeños que no sería necesario un documento completo y comprensivo. Ellas se usan para sitios en consideración de uso, de venta, de transferencia o de adquisición que, potencialmente, están contaminados con: sustancias peligrosas o tóxicas. Estas evaluaciones se discuten en las secciones siguientes.
El objetivo de una auditoría ambiental es conducir una evaluación preliminar del sitio o propiedad para identificar y evaluar la magnitud de cualquier peligro ambiental existente y sus riesgos asociados. Los peligros ambientales incluyen la ausencia de gestión de salud y seguridad, contaminación del suelo o las aguas subterráneas, tanques de almacenaje enterrados y con escapes, asbesto, bifeniles policronados (PBC) y otros materiales peligrosos a la salud humana y al medio ambiente.
Subir

Estudios de Impacto Ambiental para Proyectos Pequeños

Aunque las leyes, reglamentos y programas de EIA en un país en particular a menudo se implementan inicialmente a nivel nacional, reflejando una política de protección ambiental, los principios también pueden aplicarse fácilmente a nivel regional o local. En los Estados Unidos, por ejemplo, muchos gobiernos regionales y locales han adoptado requisitos de EIA que siguen muy fielmente el formato de la NEPA. De esta manera los proyectos menores pueden quedar sujetos a los requisitos del Estudio de Impacto Ambiental a nivel nacional, regional y local. Proyectos menores son aquellos que normalmente tienen impactos de pequeña escala y alcance y, por lo tanto, podrían necesitar un informe ambiental menos comprensivo y extenso que un Estudio de Impacto Ambiental para proyectos de gran escala. Tal documento a menudo puede tomar la forma de un Estudio de Impacto Ambiental. El uso de formularios simplificados y universales es particularmente efectivo en proyectos menores. Además, en algunos casos una EIA genérica puede llevarse a cabo en categorías de proyectos con impactos similares.
Sin importar si se prepara un documento o se usa una lista de verificación, un Estudio de Impacto Ambiental Inicial debe ser tan comprensivo y extenso como sea necesario para que el proyecto menor cumpla a cabalidad todas las demandas del proceso En muchos casos los esfuerzos para identificar y evaluar alternativas pueden reducirse para proyectos menores. Los esfuerzos para evitar y disminuir los impactos ambientales, sin embargo, deben ser rigurosos en todos los casos.

El proponente de un proyecto menor debe notificar al público y empezar el Estudio de Impacto Ambiental Inicial en la fase de planificación tan pronto como sea posible. La persona que conduce el Estudio de Impacto Ambiental Inicial a menudo es un especialista alejado del sitio, lo que hace necesario que coordine sus actividades con los expertos relacionados directamente al proyecto. El preparador del Estudio de Impacto Ambiental debe examinar el plan conceptual tan temprano como sea posible y debe hacer recomendaciones, si es necesario, para cambios en el diseño destinados a proteger el medio ambiental.

El formato inicial del Estudio de Impacto Ambiental debe seguir los lineamientos especificados en el reglamento que explícita el proceso de EMA, en el caso que no se especifique, el formato general que aparece en la Tabla 7-1 generalmente puede aplicarse a proyectos menores. Los Estudios de Impacto Ambiental para proyectos menores deben contener las secciones siguientes:

Subir

I.- Plan y Descripción del Proyecto

Incluye las descripciones del plan preliminar, inclusive acceso terrestre y configuraciones de carreteras internas; bonificación local y utilización de los terrenos en la vecindad del área del proyecto; plan para suministro de agua; plan para eliminación de aguas residuales; plan para administración de desaguas y plan para desechos sólidos. Por lo general, es el especialista del proyecto quien debe configurar el plan conforme a los reglamentos locales de utilización de terrenos, y quien suministra estos detalles al consultor ambiental.

II.- Inventario de Condiciones Ambientales Existentes

Incluye las descripciones de geología local, suelos, aguas superficiales, aguas subterráneas, vegetación, flora y fauna-silvestre, características ambientales frágiles (terrenos pantanosos, llanos aluviales, laderas escarpadas, áreas con nivel freático alta, suelos pantanosos, áreas con roca viva poco profunda, áreas con ejemplares de vegetación nativa, hábitat de especies en peligro de extinción), calidad del aire, recursos culturales e históricos, demografía, socioeconomía y tráfico. Mucha de la información necesaria en esta sección debe estar disponible a través de mapas de recursos regionales (p. ej., mapas geológicos, mapas de suelos), mapas topográficos, listas regionales de flora y fauna y estudios de bonificación local, utilización de terrenos y demografía.

Subir

III. Análisis de los Impactos Ambientales Potenciales del Proyecto

Incluye las discusiones de impactos ambientales potenciales, tanto a corto como a largo plazo, que resultarían de la construcción del proyecto propuesto. Los impactos potenciales deben discutirse en las categorías usadas en la sección de inventario (Sección II) y también deben analizarse las medidas incorporadas en el diseño del proyecto para su mitigación. Cuando existe el potencial de impactos significativos, estas discusiones deben presentar información razonablemente detallada sobre el nivel anticipado del impacto y las medidas tomadas para mitigarlos. Cuando el potencial de impactos significativos es bajo, la categoría puede tratarse de manera abreviada. Por ejemplo, si un sitio tiene un área significativa de llano aluvial, la sección sobre impactos en el Estudio de Impacto Ambiental debe discutir cómo se ha diseñado el proyectó para disminuir los efectos en estos ambientes frágiles. Si un sitio no tiene llanos aluviales, entonces será suficiente preparar una declaración para tal efecto (verificaba a través de cartografía o moderación).

IV. Lista de Impactos Ambientales

Incluye la identificación de aquellos atributos ambientales que el proyecto afectará aun después de emplear todas las medidas mitigantes. Un desarrollo que tala bosques para construcción residencial o comercial cambia evidentemente el carácter de esa tierra, reduciendo el área de bosques y aumentando la del terreno necesario para la construcción. El área de superficie impermeable aumentará y los desagües de lluvias en las aguas superficiales arrastrarán mayores concentraciones de agentes nutritivos y contaminantes. Las demandas por suministro pueden causar que los niveles de agua subterránea disminuyan perceptiblemente. Estos impactos adversos podrían aparecer aun cuando el constructor haya cumplido con todas las normas de diseño pertinentes para el desarrollo del sitio. En este sentido son impactos inevitables que resultan de la decisión de seguir adelante con el desarrollo de una propiedad en particular.

V. Pasos para Disminuir el Daño Ambiental

Incluye la discusión de varias medidas para disminuir los impactos ambientales, tanto durante la construcción en el sitio (impactos a corto plazo) como durante la operación de la instalación construida (impactos a largo plazo). Tales medidas podrían incluir control de erosión con el uso de cercas de detención de materiales, administración de desagües al detener las avenidas en tranques reguladores y estabilización del suelo al cubrir y plantar las áreas alteradas.

Subir

VI. Pasos para Disminuir el Daño Ambiental

Incluye la identificación de planes alternativos considerados para el sitio a desarrollarse, inclusive la alternativa de no acción. La discusión de alternativas en el Estudio de Impacto Ambiental de un proyecto menor usualmente es menos extensa que en los de gran escala. Un proyecto de menor escala en general tiene pocas o ninguna opción sobre localización.

VII. Infraestructura

Incluyen. la identificación de los componentes de instalaciones de alcantarillado suministro de agua, drenaje, eliminación de desechos sólidos, contaminación del aire y tráfico.

VIII. Lista de Licencias, Permisos y otras Aprobaciones Necesarias

Incluye una lista de las aprobaciones necesarias requeridas por agencias gubernamentales (agencias ambientales locales, regionales y posiblemente nacionales). El Estudio de Impacto Ambiental debe, si es posible, describir la autoridad que requiere el permiso necesario y el estado de la solicitud.

Referencias Incluye una lista de libros, informes y otras referencias técnicas consultadas durante la preparación del Estudio de Impacto Ambiental.

Subir

Apéndices Incluye uno o más apéndices que contengan materiales importantes para el examen del estudio, inclusive correspondencia pertinente a las agencias que emiten los permisos, informes sobre datos centrales a las conclusiones sobre impactos ambientales y materiales que describen las credenciales y experiencia de los encargados de preparar el Estudio de Impacto Ambiental.
El calendario para completar una EIA en un proyecto menor debe ser sustancialmente más corto que el de un proyecto a gran escala. Ello toma desde varias semanas a un mes para su preparación, si: a) la ingeniería del local se ha completado sustancialmente, b) los mapas locales están disponibles, y c) no se necesitan numerosos estudios específicos de carácter local. El Estudio de S Impacto Ambiental también será más corto; un estudio típico para un proyecto menor tendría entre 75 a 100 páginas.

Muchas de las unidades gubernamentales menores de los Estados Unidos (p. ej., condados, pueblos) han catalogado las características ambientales principales dentro de sus límites en "Inventarios de Recursos Naturales" (IRN). Estos IRN, si están disponibles, son muy convenientes para aquellos que preparan el Estudio de Impacto Ambiental para un proyecto menor. Los IRN contienen muchos de los mapas y listas de recursos con los cuales se pueden desglosar las características de la localización del proyecto. Los IRN también pueden suministrar datos cuantitativos sobre calidad del agua, tasas; de recarga de los acuíferos y calidad del aire y pueden especificar guías que describan la capacidad de carga de las tierras afectadas por el proyecto propuesto Por ejemplo, un IRN preparado por un gobierno local podría recomendar ciertos valores a usarse durante la evaluación del rendimiento sostenido de acuíferos subterráneos locales, o el mínimo de tierra (parcelas) necesaria para la operación inocua de sistemas sépticos individuales. En la ausencia de los IRN, el encargado de preparar el Estudio de Impacto Ambiental para un proyecto menor debe usar los valores de capacidad de carga derivados del gobierno local.

El examen de Estudios de Impacto Ambiental generalmente es llevado a cabo por comisiones, consejos o juntas locales. Los estudios deben evaluarse con los mismos criterios usados para proyectos mayores. Es decir, estos deben asegurar que sean: completos, adecuados y meritorios. Algunos gobiernos locales cuentan con comisiones de voluntarios (llamadas comisiones ambientales, comisiones de conservación, o consejos de administración ambiental) que actúan como examinadores independientes para el gobierno local, informando, al encargado de las decisiones, sus comentarios y recomendaciones sobre los informes y Estudios de Impacto Ambiental. Otros gobiernos locales también emplean planificadores y/o personal de planificación a tiempo completo, los cuales pueden presentar comentarios y exámenes de expertos durante las distintas etapas del diseño de los proyectos. La mayoría de los gobiernos locales o sus juntas de planificación organizan audiencias públicas sobre los proyectos que necesitan su aprobación. Durante estas audiencias, los que preparan el Estudio de Impacto Ambiental para el proyecto menor pueden ofrecer testimonios y se piden los comentarios de los ciudadanos. En general, los proyectos menores evaluados al nivel local cuentan con gran participación y escrutinio públicos. Así mismo, la negociación jugará un papel más importante a nivel local en el diseño final de proyectos porque los fines de la, comunidad se expresan durante el proceso de audiencias públicas.

E1 examen del Estudio de Impacto Ambiental puede extenderse hasta el cuerpo gubernamental regional que evalúa el proyecto para probar que se encuentra conforme con las metas y normas de planificación regional (p.ej., erosión, administración de desagües, cambios en los caminos). El Apéndice de este documento contiene una lista de verificación usada en el estado de Nueva York, para señalar los sitios ambientales que deben tratar en los Estudios de Impacto Ambiental.

En resumen, el proceso de EIA para proyectos menores funciona bien como una versión reducida del proceso global y estructurando a gran escala, descrito en este capítulo. Las mayores diferencias se encuentran generalmente en el nivel de detalle con que se evalúan las características ambientales y los impactos potenciales, la magnitud y duración de los estudios específicos del sitio, el grado de examen prestado al Estudio de Impacto Ambiental y los cuerpos gubernamentales involucrados en el proceso de decisión.

Auditorías Ambientales

Un tipo especial de EIA se relaciona con la evaluación de las condiciones existentes en la localidad donde se planea una acción propuesta. En USA las auditorias ambientales, también conocidas como evaluaciones de la propiedad antes de su adquisición, se conducen típicamente para determinar si un lugar está contaminado con sustancias peligrosas podrían incluir productos químicos, desechos industriales, productos derivados del petróleo y toxinas por ejemplo. El sitio podría contener tales materiales debido a, entre otros mecanismos, actividades anteriores de industrias, vertederos ilegales o migración de contaminantes a través de corrientes de agua subterránea.

Las auditorias podrían conducirse a favor de cualquiera de las partes interesadas en una transacción de transferencia de propiedad, como banqueros inversionistas, abogados, instituciones financieras, prestatarios, vendedores, compradores o aseguradores. Estas partes, por lo general, contratan expertos para llevar a cabo las auditorías antes de concluir la transacción.
El objetivo de una auditoría es conducir una evaluación preliminar del sitio o propiedad para identificar y evaluar la magnitud de cualquier peligro ambiental existente y sus riesgos asociados. Los peligros ambientales incluyen contaminación del suelo o las aguas subterráneas, tanques de almacenaje enterrados y con escapes, asbesto, bifeniles policronados (PBC) y otros materiales peligrosos a la salud humana y al medio ambiente. Todas las propiedades y sistemas que afectan la transacción, inclusive la tierra, los edificios, planta y equipo, y las propiedades colindantes, deben evaluarse como fuentes de preocupación potencial. La auditoria también puede usarse para establecer la línea de base de las condiciones antes del desarrollo.

Para las partes involucradas en transacciones de inmuebles, los resultados de estas evaluaciones podrían ser la diferencia entre una inversión exitosa o frustrada. En el caso de que una auditoría no indicara signos de riesgos ambientales, se podrán tomar acciones correctivas para remediar el problema. Tal enfoque muy probablemente disminuirá los impactos a la salud y ahorrará costos considerables en el futuro. Una auditoría puede ofrecer protección contra responsabilidad por riesgos desconocidos para una parte que, sin sospecharlo, se vea envuelta en una transacción de inmuebles. LOs problemas causados por la contaminación pueden ser muy significativos y crear riesgos financieros sustanciales a largo plazo para los propietarios.

Típicamente, las auditorias se llevan a cano en tres o cuatro fases, dependiendo del tiempo y los recursos disponibles. El alcance del trabajo para cada fase depende en parte de los descubrimientos de la fase precedente. En general, la selección o prefase I tiene que ver con una evaluación inicial basada en un conocimiento general de las actividades presentes y pasadas llevadas a cabo en el sitio. Si hay evidencia de contaminación anterior o una razón para concluir que la contaminación pudo haber ocurrido, la investigación debe continuar hasta la Fase I.

Subir

Las tareas de la Fase I de una auditoria incluyen: investigación y examen de expendientes históricos, inspección del sitio y reconocimiento visual, y preparación de un informe. Por lo general, las actividades de la Fase I consisten en un examen del material histórico disponible relacionado con las actividades industriales o desechos, un repaso de fotografías aéreas, una inspección inicial del sitio y una inspección visual de las prácticas actuales de manipulación de materiales. La investigación se hace estrictamente sin intromisión y no se toman muestras o análisis en el sitio. Las conclusiones de esta fase se basan en cualquier evidencia documentada, entrevistas con el personal conocedor del sitio y observaciones visuales de sus condiciones. El informe de la Fase I debe contener un resumen de los descubrimientos y recomendaciones para fases adicionales y una descripción de las limitaciones de las tareas desarrolladas.

Si la revisión del expediente histórico y reconocimiento del sitio dan evidencia o indican potenciales contaminantes, se deberá efectuar una Fase II intromisión de la auditoría para determinar la naturaleza y extensión de la contaminación. La Fase II es un estudio profundo que incluye: exploración superficial y subterránea, muestras y análisis de medios múltiples y, si es necesario, pruebas geofísicas.

Durante la Fase II la toma de muestras y análisis de los distintos medios receptores de interés se llevan a cabo en el sitio. Los medios de interés que se examinan podrían incluir tierra, agua subterránea y aire. Las inspecciones intromisivas también pueden ejecutarse para evaluar el potencial de contaminación en estructuras de la superficie de la tierra, servicios públicos y sistemas subterráneos de alcantarillado. Antes de iniciar la investigación de la Fase II se desarrollará un plan detallado de trabajo que identificará las pruebas y procedimientos analíticos específicos que se usarán. Como en el estudio de la Fase I, los documentos de la Fase II reportan los descubrimientos y limitaciones de la investigación.

Subir

Si los resultados indican que hay sustancias peligrosas presentes en niveles que podrían ser peligrosos para la salud humana y el medio ambiente, una investigación en la Fase III puede llevarse a cabo para limpiar o reparar el sitio. Esta fase final también se conoce como la fase de acción correctiva o de limpieza.
Un programa típico de trabajo en una investigación Fase III incluye;

  • Investigación correctiva - una investigación a fondo en el sitio para documentar la naturaleza y extensión de la contaminación.
  • Estudio de factibilidad - una investigación de los métodos factibles para recuperar el sitio. El estudio evalúa la factibilidad técnica y económica de los métodos alternativos de limpieza. También podrían llevarse a cabo moderaciones por computadoras o pruebas piloto de tecnologías de tratamiento.
  • Diseño remediador - la preparación de dibujos de construcción y especificaciones para la acción correctiva.
La Figura 7-1 presenta un sumario gráfico de las diversas actividades que usualmente se completan bajo cada una de las fases de auditoría.
Es posible que el concepto de auditoría pueda ser ampliado para revisar otras condiciones del deterioro ambiental, que no sólo están relacionadas con aspectos de contaminación. Por ejemplo, podría utilizarse para conocer la situación ambiental de un proyecto o actividad en operación, con la finalidad de rectificar, decidir o enfatizar acciones que mejoren las condiciones ambientales existentes.
Subir

Base de datos Nacional | Métodos de Búsqueda | Acceso Internacional