Home

 

 

 
Legislación
Gestión Ambiental
Educación Ambiental
Desarrollo Sustentable
Cambio Climático Global
Protección Ambiental/Tópicos
Residuos Peligrosos
Biotecnología
Organizaciones
Reciclaje
Manejo Sustentable
Producción Limpia
Industria Química
Seguridad Ocupacional
Arquitectura
Conversión de Biomasa
Biología Ambiental
Informática Ambiental
Datos Científicos
 
 

MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS URBANOS E INDUSTRIALES EN CHILE
Hernán Durán F.
Comisión Económica para América Latina y el Caribe 
Introducción La Generación y Manejo de Desechos Industriales
Criterios para Diferenciar y Clasificar Desechos Industriales El Costo del Manejo de Residuos Industriales.
Volumen de Residuos Industriales Cuantificación de Residuos Industriales en Chile
Una Política para la Gestión Ambiental El Papel de los Agentes y los Mecanismos de Concertación
Aspectos Económicos.  El Papel de los Instrumentos
Aspectos Jurídicos e Industriales Aspectos Tecnológicos:
El Subproducto de los Rellenos Sanitarios El Reciclaje    El Compostaje

Introducción

 En Chile, al igual que en la mayoría de los países del mundo, el desarrollo de las ciudades y de sus zonas industriales trae consigo la generación de enormes cantidades de ciudades y de sus zonas industriales trae consigo la generación de enormes cantidades de desperdicios de naturaleza muy variada, que afectan la calidad de vida de la población y cuya adecuada gestión constituye un desafío de complejidad creciente. Según su origen, los desechos pueden diferenciarse entre un desafío de complejidad creciente. Según su origen, los desechos pueden diferenciarse entre domésticos e industriales. A su vez, los desechos domésticos pueden ser de origen habitacional, hospitalario o provenir de actividades comerciales o de servicios en general.
Entre los residuos más tóxicos a nivel mundial están los producidos por la industria química y los desechos de productos químicos usados en sectores urbanos. Entre ellos destacan las dioxinas, el cloruro de vinilo y los binefilos policlorados contenidos en el aceite de transformadores eléctricos. Pueden mencionarse, además, arsénico, plomo, mercurio y cromo, sin contar los de carácter radiactivo.

Subir
En países como el nuestro, con poca gravitación estructural de la industria química, normalmente la industria más tóxica es la del papel y la celulosa, pero también es importante la extracción y refinación de petróleo, la minería del cobre (azufre y arsénico residuales), y la minería del oro (residuos de mercurio y cianuro).
El efecto nocivo de los residuos es distinto, dependiendo de sus características físicas, químicas o biológicas, y del lugar donde son generados y depositados. En términos generales, algunos afectan al medio por sus efectos depredadores directos e indirectos, otros por su capacidad de transportar vectores de enfermedades y otros por producir perjuicios de tipo estético.

Para desarrollar el tema existen varias preguntas relevantes sobre los residuos: ¿qué son?, ¿cuáles son los principales residuos domésticos e industriales?, ¿cómo se generan y manejan? y, por último ¿qué hacer con ellos? Estas son preguntas formulare en toda sociedad, que requieren respuestas urgentes, especialmente en países con desarrollo tardío en materias ambientales.
Para responder estas preguntas es necesario conocer las características, dimensiones y peculiaridades regionales de los residuos, tomar en cuenta sus efectos sobre la salud humana, la fauna y flora (natural o artificial), los otros componentes naturales y los objetos de la cultura, sean éstos edificios, monumentos u otras instalaciones.
Por otra parte, debido a la necesidad de tomar medidas generales y especiales sobre residuos, ha surgido una variada legislación sobre el tema. Desde el ángulo económico también se han establecido diversas definiciones y clasificaciones de los residuos por su destino valor económico, según sean aprovechables en procesos posteriores a su generación.
El estado actual de los estudios conducentes a formular políticas relativas a la gestión de los residuos ha llegado a establecer una serie de principios de creciente aceptación, que tratan en general de ordenar y regular los enfoques sociales, y en especial el tratamiento jurídico y económico de los diversos tipos de residuos en las sociedades modernas. Estos principios son cada vez más una piedra angular en la cual basar la legislación y el ordenamiento ambiental de los países, y tienen claras derivaciones económicas en la medida que son incorporados en los cuerpos jurídicos y en las convenciones y tratados internacionales. Los más importantes son los principios de "quien contamina paga", "precautorio" y desarrollo sustentable.

Subir
Los procesos productivos requieren utilizar una gran cantidad de insumos para generar el producto final, y el volumen de los residuos generados dependerá de su grado de utilización y aprovechamiento en el proceso. Esto está en directa relación con las tecnologías utilizadas y con los valores económicos implicados. En algunos casos los desechos pueden ser reutilizados incorporándolos como insumo de otros procesos, ya sea como energía o materias primas o auxiliares. En las actividades domésticas y de servicios también se generan residuos que pueden adquirir un valor económico; el que esa potencialidad se transforme en beneficio real dependerá del tratamiento que se les dé en el proceso posterior a su generación. Entre los objetivos de las políticas para gestión de los residuos estará, por estas razones, el minimizarlos y aprovechar su valor económico.

La generación, tratamiento y confinamiento final de los residuos, han dado origen a un nuevo e importante sector de la industria, en especial en países desarrollados. Las necesidades de minimización, manejo, aprovechamiento y adecuado confirmamiento de los residuos, se han convertido en uno de los factores de impulso a la investigación científica y al desarrollo tecnológico moderno. Incluso, los procesos educativos están siendo afectados por la necesidad de crear nuevos valores y hábitos de conducta apropiados para reducir el impacto social negativo de los residuos.

Por otra parte, la gestión de los residuos domésticos e industriales se puede realizar paralela o conjuntamente, aprovechando elementos comunes. En nuestros países una buena parte de los residuos industriales tiene destino desconocido, y se considera un logro cuando un sistema formal de recolección y disposición, como el de residuos domiciliarios, se hace cargo de una parte de ellos, depositándolos en algún relleno sanitario controlado. En definitiva, la gestión del ciclo de vida del residuo es un problema industrial en sí, y es legítimo sostener que el enfoque sistémico del problema nos lleva a entender esta actividad como una nueva industria de transformación. Este acento ambiental en la reconversión industrial lo hemos llamado transformación productiva sustentable.

Subir
En este capítulo las materias tratadas se distribuyen en cuatro secciones. La primera vincula la generación de residuos a coordenadas macroecomómicas y sociales, como niveles de desarrollo y estilos de vida, comprando países desarrollados y en desarrollo. La segunda aborda la generación y gestión de residuos domésticos en Chile en base a sistemas utilizados para las diversas fases de tratamiento. La tercera aborda el tema de los desechos industriales en el país a través de una metodología indirecta para estimar los volúmenes generados. La cuarta aborda la solución al problema, enfatizando el tratamiento de los desechos domésticos, políticas de control, agentes involucrados, principios en juego e instrumentos con que puede actuar la solución de los problemas ambientales, reconocidamente interdisiplinados, adquiere una forma que anuda la voluntad de muchas instancias de la sociedad. Además, el problema de los residuos ha adquirido dimensiones globales, ya sea por su impacto ambiental que en algunos casos traspasa las fronteras nacionales, o por los recursos económicos y tecnológicos que se moviliza para alcanzar soluciones.
Subir
La Generación y Manejo de Desechos Industriales
Criterios para Diferenciar y Clasificar Desechos Industriales
Las condiciones variables de la tecnología, la posibilidad de conversión física y química de los estados de los residuos, la relatividad de las condiciones ambientales, la propia variabilidad de las percepciones sociales y jurídicas de ellos, y otras condiciones, hacen que la diferenciación y clasificación de desechos industriales estén sujetas, en algunos casos, a relatividades difíciles de superar. Según el medio en que los desechos son vertidos, tecnológicas en los procesos productivos que permiten optar sobre la forma y el medio donde verter los residuos.
En Chile existen algunos ejemplos ilustrativos. La minería del cobre emite a la atmósfera cerca de 1,5 millones de ton de dióxido de azufre, pero es posible transformarlo en ácido sulfúrico, un compuesto líquido. Si no se toman medidas para evitar derrames en su transporte y consumo, esta transformación puede originar una nueva fuente contaminante en otro medio y una peligrosidad focalizada mayor. En el caso del arsénico, que hoy se envía a la atmósfera en más de una fundición minera, la alternativa tecnológica es transformarlo es un residuo sólido, el cual es altamente peligroso y requiere ser confinado bajo estrictas medidas y seguridad.
Por la magnitud y características de su impacto ambiental, los residuos industriales pueden diferenciarse entre peligrosos y no peligrosos. Entre los desechos peligrosos se distinguen, a su vez, los tóxicos, combustibles, explosivos y radiactivos.

La toxicidad de los residuos puede ser de primer o segundo grado, y en el segundo caso deriva de transformaciones sufridas por el residuo en contacto en el medio. El caso más frecuente es la contaminación de aguas superficiales o mapas subterráneas, por arrastre de partículas de residuos sólidos por aguas lluvias y percolación, respectivamente.
Los residuos no peligrosos, como el material orgánico o el de construcción, son sobre todo importantes por su volumen. En un sentido escrito el calificativo de no peligroso se refiere más bien a la población humana. Para la flora y fauna acuáticas, por ejemplo, los residuos orgánicos son muy peligrosos, ya que los "biodegradables" consumen el oxígeno disuelto que requieren plantas y animales de ríos y lagos, siendo dañinos para su desarrollo.
Finalmente, existen bases jurídicas para diferenciar y clasificar los desechos industriales. Normalmente la definición es acompañada de reglamentos en que se definen técnicamente las propiedades y características del objeto tratado. Las emisiones serán contaminantes si superan los valores máximos de la norma o estándar de calidad del medio. Con todo, se pueden encontrar divergencias significativas entre los cuerpos legislativos ambientales de los países. Como en Chile no están definidas todas las normas de calidad ambiental, el criterio para clasificar la existencia y el grado de contaminación será en algunos casos necesariamente subjetivo.

Subir
El Costo del Manejo de Residuos Industriales.
 La información nacional sobre la materia es muy pobre, y vale la pena observar la experiencia internacional para tener una base cuantitativa para muestras conclusiones. Desde hace algunos años en Estados Unidos, más y más comunidades descubren que están viviendo en las cercanías de depósitos de desechos, muchos de ellos especialmente destinados a sustancias altamente tóxica, que representan una amenaza directa para la población. La Office of Technology Assessment, del Congreso de los Estados Unidos, calculó a fines de 1985 que existían al menos 1.000 depósitos de residuos peligrosos en ese país, lo que exige medidas urgentes de tipo correctivo. Se estimó que el costo de estas acciones alcanzaría a US$100 mil millones, es decir más de US$1.000 por cada hogar norteamericano.
Conviene llamar la atención sobre el caso de Alemania, donde existe un cobre por el manejo de residuos que poco a poco se transforma en una tarifa que pretende orientar al sector industrial hacia el uso de tecnologías limpias o métodos de autoeliminación, como incineración, pirólisis, métodos biológicos, etc.
Subir

Volumen de Residuos Industriales

 Los efectos contaminantes de las industrias también se relacionan con el estilo de desarrollo industrial de cada país. En un seminario de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) sobre Estilos de Desarrollo y Medio Ambiente en América Latina (1979), se avanzó en el estudio de la vinculación entre desarrollo industrial y medio ambiente, y en particular se analizó el riesgo potencial, para la región, de la contaminación industrial en el medio hídrico. Se entregó una evaluación preliminar del grado de contaminación que es dable esperar en cada rama industrial.

Cuantificación de Residuos Industriales en Chile

 La cantidad de residuos que genera una industria es función de la tecnología del proceso productivo, calidad de las materias o productos intermedios, propiedades físicas y químicas de las materias auxiliares empleadas, combustibles utilizados y de los envases y embalajes del proceso es la que determina las variables siguientes , o por el contrario, la elección de la tecnología esta determinada por la disponibilidad, a costos rentables, de determinadas materias primas, energía o materias auxiliares.
Por razones técnicas y económicas el contaminante es normalmente la materia auxiliar, pues la función de producción tratará de aprovechar al máximo otros insumos como materias primas y energía. Por cierto, esta regla tiene excepciones que están determinadas por cuestiones estrictamente económicas.

Las características tecnológicas de un proceso son función del diseño, calidad de la construcción y la operación de la planta. Por esta razón, y en economías abiertas, uno podría suponer que dos procesos industriales en distintos lugares del mundo, que producen un mismo bien, tenderán a tener eficiencias similares y capacidad de generar el mismo número de residuos por unidad de producto. De no ser así, el mercado se encargará de eliminar al más ineficiente. Este enfoque teórico, que encierra todos los supuestos de la competencia perfecta, con sus virtudes y defectos, ha inspirado la formulación de modelos de generación potencial de contaminantes del sector industrial manufacturero. Entre ellos están el método de evaluación rápida de fuentes de contaminación de la Organización Mundial de la Salud y el método INVENT preparado por una firma italiana para el Banco Mundial. El primero se basa en criterios de productividad a partir de la producción física de la rama, y el segundo en la productividad del trabajo. En el primer caso se calcularon promedios de varios países del mundo, y en el segundo se considera la productividad por trabajador por ramas de la industria.

Subir

Obviamente, en ninguno de los dos casos se puede saber de los sistemas de tratamiento agregados a los procesos productivos en cada lugar, lo que es función del grado efectivo de control de la contaminación del país. Por esta razón se podría suponer que en el caso de INVENT se están subestimando los valores indicados, pues por el grado de desarrollo industrial de Italia y las Exigencias de la Comunidad Económica Europea, sus empresas industriales deberían manejar mejor los residuos que los países latinoamericanos.
Según estudios de CEPAL, se puede sostener que ambos métodos adolecen de imperfecciones, y no permiten reflejar otra cosa que una estimación de la carga potencial de contaminación. Para tener valores exactos se requeriría hacer un censo industrial de residuos, lo que implica un esfuerzo grande y de pocas posibilidades de éxito. La experiencia demuestra que existen claras reticencias del sector industrial para entregar la información.

El beneficio es dudoso por cuanto, independientemente de la precisión del diagnóstico, el objetivo siempre será el de controlar del destino final de los residuos que genere. En términos más claros, poco importa que una industria se haga o no responsable del destino de los 10 o 100 kg de arsénico de residuos que genere al día, se sabemos que pocos miligramos son letales para cualquier individuo. Los mecanismos de control sobre ese generador tendrán que ser igualmente eficientes para los 10 o 100 kg, por lo que el diagnóstico cuantitativo pasa a ser irrelevante.
Una primera aproximación a la cuantificación del problema en Chile se obtuvo con el método INVENT de generación de residuos industriales a fines del decenio de 1980, estimando valores para residuos líquidos, lodos y sólidos, ya que el método no entrega información acerca de la emisión atmosférica. El estudio entregó abundante información de la cual se pueden extraer varias conclusiones; entre ellas:
Se generan potencialmente algo más de 20 millones de ton/año de residuos en la industria manufacturera en Chile.

Subir
Algo más de 1 millón de ton/año corresponden a residuos sólidos y 600 mil a lodos.
La mayor parte de los residuos corresponden al sector de la industria de alimentos. Esta rama industrial no es la que genera los residuos más tóxicos. Su impacto ambiental es similar al de la parte orgánica de los residuos domésticos, con altos niveles de demanda bioquímica del oxígeno disuelto en los cursos de agua, con deterioro de flora y fauna acuáticas, y deterioro estético de determinados lugares.
La industria metalmecánica aporta sólo el 1,5% de los residuos sólidos. Es posible que esta información esté subestimando el monto de residuos por cuanto no se consideró todo el sector que labora en la pequeña industria metalmecánica (maestranza, talleres de reparación, galvanoplastia, etc), que normalmente generan una cantidad importante de desechos.
La industria metálica básica aporta casi el 22% de los residuos sólidos, en correspondencia con tanta fundición minera. Además, es esperable que estas cifras aumenten en la medida que se controle la contaminación atmosférica.
Los residuos tóxicos del sector industrial alcanzan a 133 mil ton/año, y pueden encontrarse en cualquiera de los estados físicos mencionados, correspondiendo a un 1% del total de residuos
La industria metálica básica, que en el caso chileno comprende las fundiciones de hierro y cobre, aparece como la rama que genera más residuos tóxicos (34,1%), seguida de la industria química (31,9%), las industrias textil, de prendas de vestir y del cuero (23,1%), fabricación de maquinarias y equipo (8,5%), y el sector de alimentos (0,83%).
Subir

Una Política para la Gestión Ambientalmente Adecuada de Residuos

 De los antecedentes anteriores se puede concluir que la gestión de los residuos urbanos domésticos es un problema complejo y abarca un sinnúmero de temáticas que sobrepasan el plano estrictamente tecnológico, y que la gestión propiamente tal de residuos industriales es inexistente en el país.
El tema se podrá resolver en la medida que haya dos cuestiones presentes. Por una parte, una presión creciente por otra parte de la población, aspecto que pareciera adquirir cierta dinámica como parte de un proceso más global de democratización del país. Por otra, una actitud por parte de la autoridad que reconozca la dimensión multidisciplinaria del problema, es decir, de la convivencia de adoptar un enfoque holístico para su solución.
¿Qué aspectos tomar en consideración de manera de impedir que el eclectisismo nos conduzca al inmovilismo? En nuestra opinión, la base de una política debe estar constituida por los siguientes cinco aspectos centrales:
Educación ambiental, como mecanismo para incorporar a la población de una manera consciente a la búsqueda de soluciones a los problemas de residuos.

Relación entre desarrollo espacial de las ciudades y el manejo de residuos. Una ciudad bien concebida no debiera generar grandes problemas ambientales.
Economía y medio ambiente: ¿en qué medida el medio ambiente es considerado en nuestros presupuestos?, ¿cuán eficiente están asignados los recursos? y ¿qué instrumentos son los más convincentes?, sólo por citar algunas interrogantes.
Aspectos jurídicos e institucionales: el marco jurídico que se requiere, el tipo de normas, las instituciones fiscalizadoras y formuladoras de políticas.
Finalmente, las soluciones tecnológicas que se pueden implementar.

Por razones de espacio, el tiempo y el grado de avance en las investigaciones actuales, desarrollaremos los tres últimos aspectos.

Subir
El Papel de los Agentes y los Mecanismos de Concertación
 De la experiencia acumulada en países desarrollados se puede concluir que uno de los problemas de la fijación de políticas para esta actividad es la necesidad de conjugar los intereses de distintos sectores de la población. Es necesario considerar al gobierno, que deberá conciliar los diversos intereses en juego; la industria y la población, cuyos intereses pueden ser expresados por técnicos y expertos en salud. Para estos últimos, "lo esencial es establecer una agencia responsable de la protección ambiental que deba tener la competencia exclusiva e independiente de otras instituciones, especialmente a nivel económico. Esta agencia incluiría funciones de asesoría, supervisión y control, en especial sobre la implementación y cumplimiento de los reglamentos, con poder para suspender actividades económicas y trabajos de construcción públicos y privados. Aún más, debe tener la suficiente autoridad para intervenir en cualquier proyecto que pudiera tener algún efecto en detrimento del medio ambiente. Esta institución respondería directamente al Jefe de Estado".

Por otro lado, se ha sostenido que "la solución óptima radica en el uso de tecnologías nuevas e inocuas desde el punto de vista ambiental, que permitan fabricar productos con escasa generación de desechos o de manera que éstos sean fácilmente controlables. Ahora bien, esta solución innovadora exigirá uno o dos decenios de investigación, perfeccionamiento e implementación en la industria. De eso no se dan cuenta a menudo los ecologistas, periodistas y políticos que carecen de formación científica o técnica"
Con respecto a la participación ciudadana, es necesario destacar algunos casos en que se busca la concertación social al elaborar una legislación sobre el tema. Obviamente es muy distinta la actitud del industrial que debe cumplir límites fijados, del funcionario público encargado de fiscalizar normas, y de la población a través de sus representantes cuando ellos han participado activamente en establecer las normas ambientales y en la búsqueda de soluciones.

Por otra parte, la forma de cómo combatir la contaminación depende del tamaño de las empresas. La pequeña y mediana empresa no parece estar en condiciones de proponer soluciones propias, ni menos tomar el problema en sus propias manos. Se sostiene que es necesario, "por parte de las autoridades locales y el gobierno, determinar qué clase de regulaciones se requieren, cuánto tiempo se requiere para que empiecen a dar algún efecto, y seleccionar el mejor sistema de penalidades e incentivos de concesiones tarifarias, créditos especiales para los bienes de capital, o una combinación de diferentes procedimientos".

En Chile, durante el gobierno pasado, el tema fue parcialmente discutido gracias a las organizaciones no gubernamentales (ONG), las que se involucraron a través de denuncias, ganando importantes batallas como el caso de los relaves de la mina El Salvador de la Corporación Nacional del Cobre y su efluente al mar; el proceso contaminante tuvo que detenerse totalmente. En otros casos, las ONG jugaron un papel importante en divulgar el tema en el mundo académico y difundir las investigaciones.
Las nuevas condiciones políticas debidas a la democratización del país han permitido que el tema comience a ser discutido, aunque todavía con poca motivación y poca práctica participativa. El gobierno, el segundo actor, recién ha conseguido la promulgación de una ley que refleja una concepción política sobre el tema; pero aún está lejos de atacar cuestiones tan concretas como las planteadas aquí.

El sector industrial ha evolucionado respecto de posiciones en boga al final del gobierno militar, en que se negaba la validez de principio del que contamina paga, y ha pasado en algunos casos a jugar un papel de vanguardia. En no pocas situaciones esto ocurre más en la palabra que en la acción, pero es un buen avance.
Finalmente, en materia política el tema de la privatización es también importante, y debe tenerse presente la experiencia negativa de Lo Errázuriz, que estuvo a punto de poner en cuestión la propia técnica de los rellenos sanitarios por una experiencia fracasada.

Subir

Aspectos Económicos

 Impacto Económico del Control de la Contaminación
No es evidente que una política ambiental de control a los sectores productivos tenga efectos negativos sobre el desarrollo empresarial e industrial, como se pensaba hasta hace poco, y en efecto la experiencia va demostrando lo contrario.
Según antecedentes difundidos por el Banco Mundial, el Problema podría ser expresado de la siguiente manera: "Una fuente importante de los nuevos negocios es el control de la contaminación ambiental, particularmente en el proceso de producción de hidrocarburos, el cual captó en 1985 el 12% de los US$3 mil millones invertidos en estos procesos. En la RFA fueron gastados US$50 millones en control del medio ambiente durante la década de 1971-80". El programa para remover dióxidos de azufre y nitrógeno de los desechos de centrales energéticas creó un mercado de cerca de 20 mil millones de marcos alemanes durante 1986-90".
En Francia, las "ecoindustrias" crearon unos 200.000 empleos, y la aplicación de 200 tecnologías "limpias" en casi la mitad de los casos, habían permitido economizar energía y materias primas. En Dinamarca, el uso de dichas tecnologías entregó beneficios financieros de alrededor del 13% del gasto de inversión en un 44% de los casos. Sin embargo, las tecnologías "limpias" siguen siendo poco aplicadas en la industria.
Estimaciones más recientes de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), a nivel mundial, permiten obtener conclusiones como:
El mercado global de servicios y equipos para la reducción de la contaminación crecerá entre 5 y 6% anual, y alcanzará los US$ 300 mil millones en el año 2.000.
La venta de tecnologías para control de contaminación cuenta con 1,2 a 1,5 % del valor de los bienes y servicios de los países desarrollados, un 80 % del mercado mundial.
Las tecnologías ambientales cuentan hoy con cerca de 2 a 4 % del total de inversión en manufacturas en las naciones más ricas.

El nivel de gastos en investigación y tecnología ambiental de los países de la OCDE es un promedio el 2 % del total de los gastos del gobierno en investigación y desarrollo.
Hay preocupación por el bajo esfuerzo realizado en capacitación de personal técnico.
Los países de la OCDE se han ubicado de distinta forma en el mercado mundial: los alemanes son más fuertes en tratamiento de aguas, los japoneses en control de contaminación atmosférica y los norteamericanos en tratamiento y limpieza de residuos peligrosos.
A su vez, sin pretender ser exhaustivos, queremos llamar la atención sobre consideraciones de un informe reciente del Banco Mundial:

Subir
Los gastos adicionales de los programas ambientales nacionales, que en muchos casos contribuirán al aumento del empleo y los ingresos, podrían ascender a 2% ó 3% del Producto Interno Bruto de países en desarrollo para finales de los años noventa. Estos gastos cubrirán los sectores de energía, industria y transporte, así como programas ampliados de saneamiento y abastecimiento de agua, conservación de suelos, extensión e investigaciones agrícolas, protección de bosques, planificación familiar y educación femenina.
En su mayor parte, estas inversiones las pagarán los clientes de empresas privadas y públicas responsables de los daños, y los beneficiarios de la mejora de las condiciones ambientales.
Las pequeñas empresas son especialmente difíciles de reglamentar o de gravar, ya sea con fines ambientales u otros, y la mayor parte de ellas no están siquiera siendo registradas en las encuestas de establecimientos.
Los primeros pasos del control de la contaminación suelen ser los menos costosos. Es posible eliminar entre un 60% y 90% la contaminación sólo con aumentos pequeños de los costos.
Resulta evidente que el problema de la contaminación y los desechos ya no puede seguir siendo considerado exclusivamente como una carga económica. Está visto que conforma un sector capaz de generar el desarrollo de actividades que por su complejidad e interés se constituyen en factores estimulantes al propio desarrollo, creando un nuevo círculo virtuoso de crecimiento que vincula desarrollo tecnológico, producción de bienes de capital, empleo y disminución de los efectos contaminantes.

Estos elementos sugieren que la industria anticontaminante es una fuente importante de desarrollo industrial y tecnológico. Surgen la pregunta y la inquietud de saber si estaremos en condiciones de aprovechar los mismos efectos dinamizadores sobre nuestra economía.
En resumen, el mayor peso de las actividades ambientales en la economía, resultado de la concreción de las crecientes aspiraciones de la población por vivir en un ambiente sano, ha generado una actividad de servicios ambientales (consultorías e ingeniería) y de fabricación de equipos (bienes de capital) de renovada importancia. Apoyarse en ellas y fomentar su desarrollo constituyen un objetivo de la política ambiental, la cual debe ayudar a generar un mayor interés social y económico por propuestas ambientales por parte de los gobiernos locales y/o nacionales.

Subir
El Papel de los Instrumentos
 En materia de instrumentos para el control de la contaminación, la experiencia es demasiado corta y variada como para sacar una conclusión única. Es evidente que el problema de la eliminación se desechos a ritmos y costos razonables no está resuelto en su totalidad. Existen políticas tecnológicas de aproximación sucesiva para su desarrollo endógeno.
Conviene distinguir el instrumental a utilizar con respecto a los residuos sólidos domésticos del necesario para los residuos industriales. Para los primeros se requiere influir para disminuir su generación, economizar en su transporte y aumentar las alternativas de reciclaje. Para disminuir su generación es necesario actuar sobre la calidad del producto, disminuyendo todo lo que sea superfluo y peligroso. Una de las herramientas o instrumentos más adecuados pareciera ser el sello ambiental otorgado por instancias automáticas de los productores.
Además, y para los mismos efectos, es necesario actuar sobre la norma de calidad, que habitualmente no considera los componentes superfluos de los bienes y su destino una vez que han sido utilizados. Las exigencias del mercado europeo relativas a exportaciones de fruta chilena y su embalaje ilustran esta tendencia. El objetivo perseguido en no generar residuos, lo que trae consecuencias inmediatas en las actividades nacionales que se dedican a la exportación.

En lo que se refiere a la gestión empresarial, la tendencia fundamental es ir hacia la gestión de calidad total, que significa un esfuerzo orientado no sólo al producto final sino también a todo el proceso productivo. Este objetivo es, desde el punto de vista ambiental, del más alto interés.
Las tarifas de recolección y el manejo del relleno sanitario deben reflejar los costos reales y específicamente deben considerar el volumen de residuos. En Chile la tarifa está incluida en el impuesto de las Contribuciones a los Bienes Raíces, y no establece relación directa con el volumen o cantidad. de residuos generados. Es posible seguir innovando, dándolo una mayor participación a la comunidad. Este es uno de los temas más conflictivos ya que los generadores de basura quieren minimizar sus gastos , y cada vez son menos las comunidades dispuestas a aceptar rellenos sanitarios en sus límites, por razones subjetivas y objetivas.

Subir

Los residuos industriales están sujetos a las mismas restricciones y orientaciones que los residuos domésticos. Sin embargo, aquí aparece un nuevo concepto tecnológico que empieza a ser dada cada vez más importante, y que consiste en la disminución paulatina de la contaminación hasta llegar a la contaminación cero de los procesos productivos. Esta tendencia se ve reforzada por la necesidad que tienen de una modernización que los haga más competitivos en un mercado crecientemente abierto. Un indicador de esta eficiencia se desprende en relación inversa con la cantidad de residuos que generan las empresas.
Como antecedentes adicional es sabido que en América Latina el 95% de las empresas industriales que producen el 65% del producto industrial no tienen acceso real al crédito. Difícil sería pedirles una reconversión industrial, aun cuando fuera un excelente negocio, si es que no se les crean formas adecuadas de acceso al sistema financiero.

Aspectos Jurídicos e Industriales

 La experiencia internacional demuestra que el marco jurídico institucional de aplicación de la política ambiental es un tema central y de desarrollo complejo, probablemente por dos motivos principales: lo novedoso del tema ha impedido que se descarte la experiencia, y ha existido una cierta negligencia en nuestros recursos naturales y espacio son ilimitados, y siempre habrá un lugar para nuestros residuos.
Donde más se ha avanzado en materia jurídica, naturalmente, es en el manejo de residuos peligrosos (tóxicos, combustibles, explosivos, etc.) en países desarrollados, donde detrás de su generación hay comprometidos grandes intereses económicos, principalmente de la industria química. Las reglas y asignación de responsabilidades tienen que estar muy claramente prefijadas, pues en caso de accidentes su impacto es de grandes consecuencias sociales y económicas. Los casos del famoso accidente de la Cambridge en Bophal y Exxon Valdez en Alaska, son ejemplos ilustrativos.

La experiencia acumulada ha permitido elaborar algunos criterios y principios que son de gran importancia y utilidad para el diseño e implementación de las políticas. Algunos de estos principios son el resultado de un análisis en países desarrollados, y han sido aceptados internacionalmente, constituyéndose en recomendaciones de las Naciones Unidas para su aplicación.
El principio de "quien contamina paga" es la base de todo el ordenamiento jurídico de los países desarrollados, y en alguna medida de los nuestros. El principio "de la cuna a la tumba" es esencial para asegurar que el generador de los residuos responda por el control en todo su ciclo de la vida. La no aplicación de ambos principios implica continuar con la situación en que la comunidad debe asumir los costos ambientales de las actividades productivas. Esta situación no es compatible con los objetivos de "modernidad", que exigen que las externalidades sean recibidas y cobradas por los causantes.

Subir
El principio de desarrollo sustentable, que busca asegurar el desarrollo de las generaciones futuras en un ambiente sano, es un criterio que refuerza los anteriores.
El principio precautorio permite que la autoridad actúe sin tener que demostrar científicamente la sensatez de su accionar. Sin este principio, el fiscalizador quedaría atado de manos. La demostración científica de la inocuidad de sus residuos es responsabilidad del emisor.

Estos y otros principios están comenzando a ser aplicados en nuestros países, pero las realidades económicas y sociales son diversas, de modo que deberá darse un proceso de adaptación complejo. Los intereses de los sectores sociales y las prioridades de los gobiernos son diferentes.
Los aspectos institucionales son también de gran interés. En la Conferencia de Estocolmo, en 1972, sólo 26 países tenían agencias nacionales vinculadas al tema, y diez años después 144 países lo habían hecho. Este crecimiento ha sido acompañado de un incremento de más de 500.000 ONG relacionadas con problemas ambientales, muchas de ellas ubicadas en países en vías de desarrollo. Una encuesta reciente entre población involucrada en los problemas de protección ambiental, en 72 países en vías de desarrollo, mostró que una gran proporción (88%) pensaba que los esfuerzos de protección actual eran inadecuados; la misma relación para los países desarrollados era del 55%.

En algunos países se han creado ministerios conjunto de medio ambiente y vivienda o recursos naturales, o comisiones interministeriales. En otros países se ha creado ministerios de medio ambiente (Venezuela e Indonesia), y también hay consideraciones ambientales en los planes nacionales. Existen estándares de calidad en un número importante de países, al igual que procedimientos para evaluar el impacto ambiental.

Subir

Aspectos Tecnológicos: hacia una solución industrial del problema de los residuos

Alternativas de Tratamiento y Disposición
Es difícil disponer de valores en América Latina y el Caribe sobre la magnitud del problema de los desechos industriales, y con mayor razón sobre los recursos comprometidos en su solución. Las alternativas disponibles son básicamente dos: i) rellenos sanitarios controlados para residuos domésticos e industriales (en este caso con controles especiales), y ii) sistemas de incineración y pirólisis, que se justifican para los residuos peligrosos tóxicos, pero su dificultad es económica, ya que para magnitudes pequeñas los sistemas de almacenamiento caros. Como ejemplo, en el Reino Unido la capacidad autorizada de almacenamiento en rellenos sanitarios varía de 10.000 a 200.000 ton/año, considerablemente más alto que la capacidad máxima de una planta de incineración típica, que es aproximadamente 20.000 ton/año.
La experiencia muestra que la incineración, único medio de destrucción directa, tiene la desventaja de no ser adecuada para cierto tipo de desechos, y genera productos gaseosos tóxicos y partículas no incineradas.
Existen diversos tipos de hornos experimentales que buscan incorporar sistemas que impidan el aporte de contaminantes atmosféricos (humos). En Chile la basura contiene alrededor del 72% de humedad y más de 60% de materia orgánica, confiriéndole un bajo poder calorífico. En el caso de Santiago, el poder calorífico es de menos de 1000 kcal/kg de basura, lo que impide ser autocombustible para un proceso de incineración, a menos que se incurra en altos costos de energía externa.

En términos relativos, los costos de incineración son aproximadamente dos veces y media más altos que los de relleno sanitario. Los graves problemas de los incineradores han llevado a desarrollar la pirólisis, en que sólo una fracción de la basura se quema, aprovechando el calor generado para destilar el resto de los desechos. La basura se quema a altas temperaturas, en ausencia de oxígeno, y se obtiene una fracción líquida, otra sólida, gases, brea, carbón, alcoholes, etc. Con ello se obtienen aceites y gases combustibles, pero es un proceso costoso y de alta tecnología, y las plantas existentes son aún experimentales.
Algunas alternativas orientadas a usar los hornos de plantas de cemento han estudiado y se están llevando a la práctica en países como Noruega, Alemania, Estados Unidos y Canadá. Existen estudios de factibilidad para la instalación de estos procedimientos en dichos hornos en países del Tercer Mundo, como Malasia, y los resultados teóricos parecen promisorios. En el caso chileno es posible que una alternativa igualmente interesante sean las fundiciones de cobre.

Subir
El Subproducto de los Rellenos Sanitarios
 El método del relleno sanitario no impide el reciclaje de algunos de los productos que puedan venir en la basura. Se ha intentado recuperar el calor para generar energía eléctrica o para calefacción, pero no se obtienen condiciones económicas convenientes. Actualmente se aplica con cierta deficiencia en la disposición de residuos hospitalarios, por la presencia de agentes patógenos. Para aprovechar las energías residuales, la organización del relleno es un típico desafío de tipo industrial, y el proceso de biodigestión requiere de un manejo cuidadoso.
Entre los rellenos sanitarios de Lo Errazuriz y Cerros de Renca se recupera un promedio de 3 millones de m3 de biogás (gas metano), de un poder calórico del orden de 4.500 kcal7m3 . Este biogás es mezclado con gas de petróleo y distribuido a través de la red de tuberías de la ciudad para consumo doméstico, llegando cubrir entre el 18 y 20% de la demanda total.
Actualmente se encuentra en desarrollo, con la participación del sector salud y las universidades, la investigación de alternativas de utilización de biogás en localidades de tamaño medio que no cuentan con res de distribución de gas.

Subir


El Reciclaje

 La concepción de la operación del relleno sanitario lo hace incompatible con el reciclaje en el lugar, por lo que hay dos alternativas: o se organiza a partir de una primera selección y clasificación en los hogares, antes del transporte, o bien se crea un centro de separación en las instalaciones mismas de relleno sanitario.
Existen diversas formas de aplicar el reciclaje. En los países desarrollados existen plantas sofisticadas que separan en forma totalmente mecánica los componentes de la basura. El método más común, sin embargo, consiste en colocar la basura en una cinta transportadora y separar manualmente los materiales recuperables.
En Chile las experiencias están limitadas muy parcialmente al plástico, papeles y cartones y vidrios, elementos que son retirados por los cartoneros o cachureros en las puertas de los domicilios, generando nuevos problemas de higiene ambiental y riesgos de salud para quienes ejecutan el trabajo.
Los desechos plásticos actualmente procesados son del orden de las 23 mil ton/año, mientras que la producción de basuras es del orden de 2,3 millones de ton/año.
En relación con el papel, según los industriales del sector, el 52% del papel desechado se recicla en el país, porcentaje superior al logrado en países desarrollados como Alemania (39%), Austria (34%) y Canadá (7%). Esta actividad de trabajo a 12.500 personas, desde recolectores, transportistas y personal de plantas receptoras, ubicadas en 10 ciudades desde Arica a Temuco. Cerca de 170 mil ton año de papel y cartón se reciclan en Chile, y alrededor del 60% se realiza en las plantas de la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones.
En relación con el vidrio, desde hace algunos años en Chile se están reciclando los envases de vidrio rotos. La importancia de este reciclaje es que por cada tonelada de vidrio reutilizado se ahorra más de una tonelada de recursos naturales. En esta proceso, además, se reduce en más del 15% la contaminación producida al obtenerlo de materias primas naturales, y se necesita un 30% menos de energía.
Si bien las cifras están llenas de optimismo, no hay que olvidar que las condiciones de trabajo de la población que obtiene los productos para reciclar constituyen un problema social importante. En la Región Metropolitana de Santiago se estima una cantidad de 30.000 personas, de los sectores más pobres de la ciudad, que se dedican a esta actividad como trabajo y fuente de ingreso. Un medio de enfrentar este problema social es la creación de proyectos para crear microempresas de trabajadores asociados, incorporados al sistema laboral.

Subir
El Compostaje
 Cuando la basura fermenta en presencia del aire, su temperatura sube a uno 70ºC, con lo que mueren los organismos patógenos, y queda un material pulverulento llamado compost, que puede usarse como mejorador del suelo. A veces se habla de un abono, pero abonos son sustancias que devuelven al suelo los elementos consumidos por la cosecha, en especial nitrógeno, fósforo y potasio. El contenido de estos nutrientes en el compost es muy bajo, por lo que se requerirían cantidades enormes para reemplazar los abonos químicos. En suelos arcilloso, en cambio, el compost los esponja, mejorándolos para su uso agrícola, y en suelos arenosos permite una mejor retención del agua. En consecuencia, habrá mercado para el compost sólo si el tipo de suelos de la zona es de las categorías indicadas.
Las plantas de compost pueden ser de tipo mecanizado, en que la mezcla de la basura con aire se hace en tambores giratorios o en torres con un sistema de bandejas, o de fermentación al aire libre, en que los desechos se amontonan en el suelo, siendo removidos con bulldozers para obtener su aireación. En cualquiera de los sistemas hay que agregar elementos mecánicos para harnear el producto y eliminar el vidrio, metales y otras sustancias indeseables. El costo de las plantas es bastante alto, lo que dificulta la venta del compost por el alto precio de resulta.
En Chile, durante 1971 la Corporación de Fomento de la Producción instaló en la ciudad de Antofagasta una planta de compostaje de segunda mano, donde se procesó por un período de tres años la basura de las localidades más cercanas; por razones económicas y culturales no se generó la demanda esperada del producto.
    Subir