Home

 

 

 
Legislación
Gestión Ambiental
Educación Ambiental
Desarrollo Sustentable
Cambio Climático Global
Protección Ambiental/Tópicos
Residuos Peligrosos
Biotecnología
Organizaciones
Reciclaje
Manejo Sustentable
Producción Limpia
Industria Química
Seguridad Ocupacional
Arquitectura
Convesión de Biomasa
Biología Ambiental
Informática Ambiental
Datos Científicos
 
 

El informe Recursos Mundiales 2000 sobre la salud y el medio ambiente en el mundo advierte que la degradación ambiental está contribuyendo a aumentar las amenazas evitables a la salud de las personas. El informe fue presentado conjuntamente por el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y el Banco Mundial. La versión 2002 del informe (accesible desde la Ecobiblioteca) ha sido publicada recientemente en Internet, y refuerza lo planteado en el informe anterior.
Según el informe 2000, se calcula que en las regiones más pobres del mundo en la actualidad uno de cada cinco niños no vivirá hasta su quinto cumpleaños, principalmente por culpa de enfermedades relacionadas con el medio ambiente. Esta tragedia se traduce en 11 millones de muertes infantiles en total fundamentalmente debidas a la malaria, las infecciones respiratorias agudas y la diarrea, enfermedades que son en gran medida curables.

En una sección especial sobre "El cambio ambiental y la salud humana", Recursos Mundiales 2000 describe cómo, a pesar de los enormes avances sobre el cuidado de la salud humana en todo el mundo a lo largo de las últimas décadas, que han conseguido que millones de personas vivan más y mejor, en muchas regiones del mundo se están produciendo enfermedades curables y muertes prematuras en cantidades sorprendentemente grandes. Los factores ambientales son una de las principales causas.

Consideremos los siguientes puntos:

  • Cada año mueren aproximadamente cuatro millones de niños a causa de infecciones respiratorias agudas, relacionadas con la contaminación atmosférica en locales cerrados (especialmente combustibles para cocinar que producen humo) y la contaminación atmosférica exterior (especialmente de la industria).
  • Sólo la malaria, una enfermedad transmitida por un mosquito y vinculada a la situación ambiental, se cobra de 1 a 3 millones de vidas al año, la mayoría niños.
  • Otros 2.500.000 de niños mueren cada año de enfermedades diarreicas, relacionadas con la situación ambiental.
  • El cólera, durante largo tiempo erradicado de América Latina, resurgió debido a una combinación de factores ambientales y sociales, cobrándose unas 11.000 vidas en 1991 y causando una impacto económico que se calculó en 200 millones de dólares USA solamente en Perú.
  • En los países en desarrollo, se pueden producir entre 3,5 y 5 millones de envenenamientos agudos por plaguicidas al año, debido a la falta de protección durante su aplicación, a los que habría que añadir algunos millones más de personas expuestas a niveles menores pero todavía peligrosos.
    Mientras la mayor parte de las estadísticas mencionadas se refieren a la situación en el mundo en desarrollo, sería incorrecto asumir que las amenazas ambientales para la salud en las naciones industrializadas no son preocupantes. En los países más ricos, las amenazas del medio ambiente para la salud proceden generalmente de la contaminación industrial (como la contaminación atmosférica o los residuos tóxicos), juntamente con las amenazas biológicas, tales como las enfermedades transmitidas por los alimentos.

Veamos:

  • Más de 100 millones de personas en Europa y Norteamérica están aún expuestas a una atmósfera insalubre y algunos contaminantes atmosféricos se han mostrado más recalcitrantes al control de lo que se esperaba.
  • El asma está creciendo de forma dramática en los países desarrollados, y factores ambientales como la contaminación atmosférica, los alérgenos de las casas y el hacinamiento parecen en parte culpables.
  • El uso excesivo de fertilizantes está perturbando los ecosistemas costeros, produciendo peligrosos florecimientos de algas y matanzas de peces.
  • La contaminación biológica no es en absoluto una cosa del pasado, como lo demuestra el brote de Crytosporidium en la ciudad de Milwaukee en Estados Unidos a principios de la década pasada.
  • La expansión de los viajes y el comercio proporciona nuevas oportunidades para la propagación o la reaparición de las enfermedades infecciosas en el mundo. En las dos últimas décadas, han aparecido unas 30 enfermedades infecciosas "nuevas", como la enfermedad de Lyme, y fiebres hemorrágicas raras como el Ébola, mientras otras enfermedades controladas con anterioridad han resurgido con gran virulencia.

Hoy está claro que las condiciones ambientales tienen una incidencia muy importante en la salud de las personas. Mientras en algunas enfermedades las conexiones causales están claras, en otras la evidencia científica solo puede identificar asociaciones y probablemente colaboradores. Dos tipos de causas que son muy relevantes son los peligros biológicos y químicos en el medio ambiente.
Los factores biológicos conducen a las enfermedades infecciosas. Aunque se ha visto que muchas de estas enfermedades son difíciles de erradicar, se sabe suficiente sobre ellas como para identificar las acciones que reducirán drásticamente su incidencia. Los peligros químicos en el medio ambiente pueden causar efectos inmediatos y dañinos sobre la salud y pueden también contribuir a los problemas crónicos o de largo plazo. En contraste con las enfermedades infecciosas, el conocimiento de cómo influyen sobre la salud las exposiciones químicas, especialmente las exposiciones muy bajas típicas del medio ambiente, sigue siendo incompleto.

De todos los peligros ambientales con los que los seres humanos se encuentran, las adversarios más importantes siguen siendo los microorganismos -virus, bacterias, protozoos y helmintos (lombrices parasitarias). Hasta 17 millones de muertes son atribuibles a estos agentes infecciosos y parasitarios, casi todas en el mundo en desarrollo, junto con cientos de millones de casos de enfermedad. De hecho, la historia de la humanidad ha sido una lucha entre los humanos y los microbios. Años de esfuerzos concertados han revelado que, aunque es muy difícil erradicar las amenazas microbianas, es posible vivir en equilibrio con ellas. Sin embargo, las actividades humanas que cambian el medio ambiente y deterioran los ecosistemas naturales pueden inclinar la balanza a favor de los microbios.

Si Desea más Información sobre este Tópico, aquí tiene los Mejores Sitios Web donde puede encontrarla

Salud y Medio Ambiente ( Seguridad y Prevención de Riesgos)

RITA_CHILE, Red de Información Toxicológica y Alerta, <http://www.toxicologia.c> Proporciona asesoría técnica especializada en RED, oportuna y permanente (las 24 horas del día, los 365 días del año) en accidentes por sustancias químicas y materiales peligrosos, con el fin de apoyar con información técnica y consolidada para disminuir o mitigar los riesgos para la salud de las personas y del medio ambiente.

El Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias Ambientales, CEPI, <http://www.cepis.ops-oms.org/> Tiene como misión cooperar con los países de las Américas en la evaluación y el control de los factores ambientales de riesgo que, directamente, afectan la salud de sus poblaciones.

PubMed, <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/query.fcgi>, A service of the National Library of Medicine, provides access to over 12 million MEDLINE citations back to the mid-1960's and additional life science journals. PubMed includes links to many sites providing full text articles and other related resources.

Medline Plus, <http://www.nlm.nih.gov/medlineplus>, MEDLINEplus is designed to help you find appropriate, authoritative health information. Provides access to information produced by the National Library of Medicine and the National Institutes of Health, such as searches of MEDLINE, the database that indexes medical literature, and ClinicalTrials.gov, the database of research studies from the National Institutes of Health.

¿Por qué considerar que las enfermedades infecciosas son "ambientales" en origen? Porque la mayoría, aunque ciertamente no todas, están íntimamente conectadas con las condiciones del entorno físico. El cólera y otras enfermedades diarreicas, por ejemplo, están asociadas a un acceso inadecuado al agua limpia y el saneamiento y a una higiene deficiente. Las lombrices intestinales, que debilitan a cientos de millones en un momento dado, están asociadas a los alimentos contaminados o mal cocinados -que a su vez surgen de suministros de agua inadecuados y una preparación o almacenaje inapropiados de la comida. La malaria, la esquistosomiasis y otras enfermedades contagiosas necesitan ciertas condiciones ecológicas para que el portador -mosquito, mosca o caracol- sobreviva.

Las condiciones ambientales incrementan la capacidad de los organismos biológicos de desarrollarse o expandirse. Aunque en el medio ambiente natural existen algunas condiciones favorables, muchas son creadas o potenciadas por las actividades humanas. Otras enfermedades, como las infecciones respiratorias agudas, la tuberculosis o el sarampión, están vinculadas con las malas condiciones dentro de las viviendas, incluyendo el hacinamiento, el hollín y el humo y la contaminación atmosférica. Aquí el papel de los factores ambientales parece debilitar las defensas naturales del cuerpo ante organismos que suelen estar presentes.

Los agentes que causan las enfermedades infecciosas requieren no sólo condiciones ambientales favorables sino también un huésped propenso. Las personas más vulnerables tienden a ser aquéllas con una inmunidad baja o reducida, como las debilitadas por la desnutrición u otras infecciones. Los niños son particularmente vulnerables, en especial los niños no amamantados a pecho que no tienen la ventaja de la inmunidad de la madre. En el caso de algunas enfermedades infecciosas, los nuevos inmigrantes están también en alto riesgo porque no han estado previamente expuestos a enfermedades endémicas en esa área y por tanto no han desarrollado las defensas contra ellas.

Para los expertos está claro que los riesgos propiciados por los factores ambientales varían enormemente dependiendo del lugar donde uno vive. Una parte importante de muertes y enfermedades en los países en desarrollo puede estar directamente ligada a las condiciones ambientales pobres, especialmente en ámbitos domésticos o locales. De hecho, las dos fuentes principales de muerte y discapacidad en el mundo en desarrollo -infecciones respiratorias agudas y diarrea- tienen su origen en la pobreza y en el medio ambiente doméstico degradado.Estas dos enfermedades juntas causan hasta 7 millones de muertes al año. El estudio 'Global Burden of Disease' calcula que son responsables de más del 21 por ciento de las enfermedades en los países en desarrollo. Igualmente, la malaria provoca el 2,6 por ciento y el grupo de las enfermedades tropicales, que incluye la tripanosomiasis, la enfermedad de Chagas, la esquistosomiasis, la leishmaniasis, la filariasis y la oncocerciasis, causa el 0,87 por ciento.

La mejora del medio ambiente doméstico -proporcionando una vivienda mejor, combustibles limpios, mejor acceso al agua y al saneamiento y mejor eliminación de basuras- contribuiría mucho a reducir las enfermedades. Pero como estas enfermedades dependen de muchos factores, incluyendo la nutrición, la higiene y la educación, sería demasiado simplista pensar que las intervenciones ambientales podrían eliminarlas por completo. La contribución ambiental a los riesgos sanitarios es menos clara en los países desarrollados, donde muchas de las amenazas más obvias e inmediatas, como la contaminación fecal o la falta de agua, han sido prácticamente eliminadas y la posibilidad de contraer enfermedades infecciosas es relativamente pequeña (El SIDA y la Tuberculosis son la excepción). Los factores ambientales juegan claramente un papel importante en las situaciones crónicas como el cáncer y las enfermedades coronarias, que predominan en los países más ricos. La pregunta es en qué medida.

El debate sobre el cáncer puede ilustrar algunas de estas dificultades. Entre todos los tipos de cáncer se llevaron unos 6 millones de vidas en 1996, incluyendo 3,8 millones en los países en desarrollo. Además, los nexos del cáncer con el medio ambiente son inequívocos, como lo ha demostrado la evidencia sobre el proceso de la carcinogénesis. El cáncer surge a través de un proceso múltiple de daño provocado a los genes en una sola célula, que incluye varias mutaciones distintas (alteraciones genéticas) -unas para iniciar el proceso, otras para liberar los controles normales sobre el crecimiento de la célula. En un pequeño número de casos, quizás el 5 por ciento de los casos de cáncer de mama, por ejemplo, una o más mutaciones pueden ser hereditarias. Pero son necesarias aún mutaciones adicionales antes de que sobrevenga el cáncer, y muchas de ellas pueden ser provocadas por agentes externos. La lista de cancerígenos es larga e incluye la radiación, productos químicos naturales o sintéticos, el humo del tabaco, algunos virus, agentes en la dieta y los rayos solares. El hecho de que un agente contribuya o no a provocar un cáncer depende no solo del tiempo de exposición sino también de eficacia de las defensas del cuerpo.

Basándonos en este mismo fundamento, los cálculos de la contribución ambiental en la aparición del cáncer varían enormemente. En su estudio ya clásico de 1981, los epidemiólogos Richard Doll y Richard Peto calcularon que entre el 1 y el 5 por ciento de los cánceres derivan de los contaminantes ambientales del aire, del agua y de los alimentos. Calcularon que los factores de comportamiento como el uso del tabaco y las dietas insanas cumplen un papel mucho más importante, llegando a un 30 y un 35 por ciento, respectivamente. De igual modo, un estudio de 1996 calculó que solo el 2 por ciento de todos los tipos de cáncer se origina en la exposición a la contaminación ambiental. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recientemente calculó que la contribución del medio ambiente -incluido el lugar de trabajo- a la aparición del cáncer era del 25 por ciento.

Estamos en la antesala de la Segunda Cumbre del Medio Ambiente a realizarse en Sudáfrica en agosto de 2002, esto es, a diez años de la Primera Cumbre del Medio Ambiente que tuvo lugar en 1992 en Río de Janeiro en que salud y medio ambiente fue un tópico importantísimo. Pues bien, en lo que respecta al esfuerzo mundial comprometido hace 10 años para conseguir la eliminación o la drástica reducción de los peligros sobre la salud humana derivados de las condiciones ambientales, pareciera que, hoy, estamos donde mismo...